Un amigo del dojo: ¿Qué significado tiene el ritual en el zen?

¡Buenas tardes Ignacio!

Me tomo un tiempo ahora para contestar, en la medida de mis posibilidades, a la cuestión que me planteas.

Si lo pensamos bien casi todo cuanto hacemos en nuestro día a día es un ritual. Cada uno de nosotros tenemos nuestros pequeños rituales para levantarnos, ir al baño, desayunar, ordenar nuestras cosas, enfrentar el día… Cada uno seguimos un ritmo y unas pautas más o menos inconscientes para desenvolvernos en el día a día.

Visto desde esta perspectiva el ritual en el Zen es una forma de «armonizar» los egos de cada una de las personas que practicamos juntas creando una sinfonía a partir de cada nota particular y personal. Todo en esta práctica está encaminado a potenciar la atención clara y serena en el instante presente, en entrenar la mente en cada acto como un fin en sí mismo absoluto e irrepetible y hacerlo además en armonía con los que nos rodean. Según cada tradición, cada religión o cada práctica el ritual se desarrolla de una u otra forma pero, y esto es importante, sabremos si un ritual es auténtico o con sentido en la medida en la que abandonemos nuestras propias predilecciones personales para ir juntos en algo que va más allá de ese «yo mismo».

A menudo pongo el ejemplo de un cable que conduce la electricidad. Este cable cuando toma la energía de la fuente puede conducirla y cumplir su función. Si arrancamos el cable de la pared, si lo desconectamos de la red general de energía el cable no sirve para nada. Con el Zen ocurre algo parecido; a partir de la práctica de la meditación sedente el ritual puede ir tomando sentido, puede encontrar su lugar en armonía con nuestro yo. Si por el contrario se prioriza el ritual por encima de la praxis, por encima de la experiencia práctica, el ritual es un cacareo absurdo que solo entretiene nuestra mente ávida de juegos e ilusiones, un juego con el que creer que logramos algo o sabemos algo por el simple hecho de repetirlo.

Mi opinión personal: ¿es el ritual importante? Sí y no. Normalmente es mejor dejar que cada persona lo vaya descubriendo por sí sola desde el respeto, pero tengo en cuenta algo; el ritual no es un invento de alguien para imponer a otros su forma de hacer. Es más bien una refinada forma de ser y de estar más antiguo que yo y mis predilecciones, más antiguo que mi maestro y sus predilecciones, más antiguo que todos los maestros y que todas sus predilecciones. Está compuesto por impregnaciones de todas y todos, pero trasciende a todas y todos, no tiene copiryght por que se ha ido creando a lo largo de los siglos con innumerables aportaciones sin ser ninguna definitiva o absoluta. Y seguirá evolucionando y cambiando por que no es un fin en sí mismo sino una herramienta.

Aún con mis limitaciones espero haberte ayudado.

Fraternalmente en Gassho,

José Luis Kô kon.

El responsable del dojo de Utrera responde solo y exclusivamente en base a su propia experiencia y a las enseñanzas recibidas de sus maestros y compañeros espirituales.